sábado, 9 de junio de 2012

Solas mis noches

Solas las noches de invierno que cantan tu ausencia.
Triste y nostálgica ausencia que el deseo potencia.
Te extraño, inevitablemente te extraño...y quiero llamarte, tomar el teléfono y pedir que al fin vengas a la orilla de mi ser... indebido pensamiento; ya no estas en mi vida.
Esta soledad en la que me dejaste me agobia, me desespera, quiero tenerte.
Mi cama no se calienta en tu ausencia y el invierno se hace cruel.

No sirvo para la soledad de la noche oscura.
La oportunidad de tu compañía me tienta al pecado: TE QUIERO EN MI CAMA.
pero ya no, no quieres ni piensas en convertirte en la segunda opción. La elección esta en mis manos.

Me propones que te elija, pero ya no te amo.
Y me seduces con propuestas que anhelo en esta vida, pero no y no y mil noes que me aleja de mi sueño.

No quiero más noches en soledad, no quiero más noches de frío, te dije.
Venite, me dices como si la decisión fuese tan fácil.
 Debo elegir entre lo que amo y lo que quiero...
y me muero, sí, me muero, porque entre la inseguridad y la seguridad no se puede vivir.

No quiero más noches de soledad, no quiero ser opción de momentos libres...
y si elijo lo que no amo???
quizás muera también.

No son fáciles la noches en soledad en que te quiero en mi cama.
No.
Él se va de mujeres y tú me esperas paciente.
A él lo amo y a vos te quiero.


Te iré a buscar un día... y veré de frente mi destino.


En un noche de soledad te iré a buscar y has de saber que son muchas mis noches de soledad,
como mujer soltera te espero más de lo que imaginas.








1 comentario:

kynikos dijo...

paseo el poema por los filos del destinatario oscuro. que cada cual interprete, supongo. yo me voy hacia el deseo temible. muy muy sugestivo en cualquier caso.
un saludo.